Facebook AEGRIS Twitter AEGRIS

Actualidad / Noticias

Condena por “manifiesto error” en diagnosticar una perforación de esófago

Fuente: Diario Médico // 18.01.2017

El tribunal andaluz ha condenado al SAS a pagar una indemnización de 320.446 euros por un "manifiesto error" en el diagnóstico de un atragantamiento con un hueso de pollo, que le provocó la extirpación del esófago. El fallo entiende que el daño era evitable.

 

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Andalucía ha responsabilizado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) de la mala praxis derivada de un "manifiesto error" al diagnosticar una perforación de esófago, que le provocó un shock séptico y unos daños muy graves e importantes secuelas. La sentencia señala que el daño era "perfectamente evitable".

La paciente, según la demanda, fue atendida en Urgencias hasta en diez ocasiones, en un plazo de 13 días, porque se había atragantado con un hueso de pollo. La reclamante siempre refirió al cuadro médico que tenía la sensación de tener un cuerpo extraño. El facultativo se limitó a mirarle la garganta con un depresor de lengua, y sin más pruebas la mandó a su casa con el diagnostico de "cuerpo extraño faríngeo".

Dos días después, volvió a Urgencias del mismo hospital "con la garganta ya inflamada" e insistiendo en el suceso del hueso de pollo. Los médicos "le volvieron a mirar la garganta simplemente con el depresor de lengua, y nuevamente la mandaron a casa sin ninguna prueba con el diagnóstico de faringoamigdalitis aguda. Y con la prescripción de que la siguiera el médico del ambulatorio. Días más tarde, este facultativo también la envió a su domicilio con un diagnóstico similar y sin abordar el problema de fondo. De esta manera la paciente seguía peregrinando por los distintos centros de salud.

Sin embargo, a los 13 días desde que ocurrió el suceso, la reclamante acudió a Urgencias y se desplomó en la puerta de entrada, lo que originó que fuera trasladada en helicóptero hasta un hospital de Sevilla. El diagnóstico fue de shock séptico e ingreso urgente en la UCI. La enferma fue intervenida quirúrgicamente para extirparle el esófago y el intestino grueso.

El TSJ, que confirma la sentencia dictada por un juzgado sevillano, aprecia mala praxis porque en ninguna de las asistencias y, pese al empeoramiento de la paciente, se apreció la existencia de una perforación de esófago que, con el tiempo, fue la que desencadenó la sepsis.

La Sala Contenciosa comparte los argumentos de María Jesús Villalpando, abogada que colabora con El Defensor del Paciente, al resaltar un "manifiesto error" en el diagnóstico, pues la enferma siempre que acudió, en varias ocasiones, a Urgencias y al ambulatorio refirió las molestias de atragantamiento con un hueso de pollo. Es más, en una de las visitas iba con fiebre.

El fallo explica que un diagnóstico a tiempo "hubiese permitido un tratamiento adecuado de la infección", lo que hubiera evitado el grave deterioro que "puso en peligro su vida". Los magistrados concluyen que "el daño era perfectamente evitable".

La sentencia, que es firme, condena al SAS a pagar una indemnización de 320.446,54 euros, más los intereses legales.

Compartir en: Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en LinkedinCompartir en Google+Compartir en Whatsapp

Secretaría Técnica AEGRIS: Secretaría Técnica Sanicongress C/ Santiago de Les, 8 / 46014 Valencia / España

secretaria@aegris.orgsecretaria@aegris.org  |  Tel. +34 902 190 848 +34 902 190 848  |  Fax. +34 902 190 850+34 902 190 850  |  Aviso Legal

Desarrollo Web: GRUPO FERPUSER